domingo, 21 de diciembre de 2014

A pesar del tiempo

¿Cómo decirte lo mucho que te extraño, como hacértelo saber? ¿Cómo cruzar ese muro blindado que construiste entre nosotros, cómo acortar la distancia, cómo borrar las cicatrices en tu alma? Algunas que yo mismo cause.
El tiempo no da marcha atrás y eso lo sabemos todos. No pido volver atrás, no pido vivir lo mismo, aunque fue increible para mi, no es lo que busco.
Imagino verte nuevamente, pero esta vez llegar a ti borrando el camino que me lleve hacia donde estés y así no poder volver, quedarme a tu lado siempre, acompañarte a caminar, si es preciso en silencio con tal de no interrumpir, pero estar a tu lado, verte de cerca, volver a oír tu risa tan espontánea, sin ataduras, participar de tus ocurrencias, disfrutar de toda la vida que transmites.
Incluso en estos tiempos de aprender a vivir sin esperarte, todos los días tengo recaídas
y aunque quiera olvidar no se me olvida que no puedo olvidarte..
En este tiempo he tratado de encontrarte, sin embargo no he querido arruinar tu día o borrar tu sonrisa.
Metí la pata muy hasta el fondo pensando que no me querías con la misma intensidad.
Fui un tonto lo sé. Nunca debí dejarte ir. El vacío que siento hoy me lo recuerda siempre. Las frases, las canciones, los recuerdos y hasta la botella en la habitación, siempre harán que estés presente en mí. Donde sea que estés, espero te encuentres bien. Sonríe como solo tú sabes hacerlo.
En serio te digo, si puedes volver algún día, hazlo. Aunque sea a regalarme una sonrisa. Eso me haría muy dichoso.

lunes, 28 de julio de 2014

Cosas Difíciles Lejos de Casa

"No llores mamá, porque si no, yo también voy a llorar. ______ Si claro que también te extraño. Aquí las cosas no son fáciles, ya te contaré". _______ Estoy juntando todo lo que puedo, te voy a mandar una propinita, no es mucho pero al menos te servirá; _______ Cuéntame tú, como estas? Como está Fernandito? _______ oh mi bebe, dile que lo extraño, que le mando muchos besitos, le compré unas zapatillas que ya se las mando mamita! …….. Le decía a su madre por teléfono, con la voz entrecortada mientras dejaba correr unas lágrimas por sus mejillas y a la vez apretaba los labios y respiraba profundamente para no dar a notar su estado. Era una muchacha que imagino tendría unos 25 años a la que sin querer pude ver y oír cuando entré a una cabina telefónica para llamar a casa. Debo decir que vi más de una escena parecida en el transcurso de mi estadía en aquel lugar.
Y es que estar lejos de la familia, ir a vivir a otro país dejando todo, ya sea por nuevas oportunidades, necesidad económica, superación o por simplemente cambian de lugar debe de ser muy duro y difícil para la mayoría. Significa un comenzar desde CERO.
Conversaciones como estas, son muy fáciles de oír dentro y fuera del país. Gente que llora hablando por teléfono en una cabina o en alguna esquina porque extraña, porque se dio cuenta que las cosas no son fáciles o son muy distintas a lo imaginado.
Si te pones del otro lado y te detienes a pensar que estas lejos de tu entorno habitual, de donde creciste, de tus amigos, de las calles en las que con solo caminar un poquito podías ir a visitar algún familiar, a tu amigo(a) del colegio o a la vecina de la vuelta. Si piensas que cuando enfermes no hay nadie más que tú para asistirte o que cuando quieres conversar con alguien, contar lo que te pasó en el día o simplemente recibir un abrazo sincero y no puedes porque, Carajo, estas solo, Como No Extrañar? Como no dejar escapar unas lagrimas sin importar que los demás te vean?
Recordar que siempre las cosas nuevas no son fáciles, que al principio cuesta adaptarte a cambios inesperados y bruscos es un tanto aliviador. No siempre será así. Llegará el momento en el que te adaptaras, o podrás mejorar las circunstancias. Poco a poco la lluvia cesa, poco a poco el sol retoma su lugar y todo es más fácil.
Admiro a las personas que tienen el coraje de volar lejos, dejando lo más querido, cambiando la certeza por incertidumbre con la única finalidad de poder ayudar a sus seres queridos, a aquellos que apuestan tal vez por un amor y también salen lejos dejándolo todo. A esa gente valiente, mis respetos.
Mamá me contó que cuando llegó a vivir a este país, también para ella todo fue muy difícil. Puertas que pensó abiertas se cerraron por no decir que se le estrellaron en la cara, gente que le dio la espalda cuando más lo necesito, la soledad también fue su compañera por un tiempo. Pero siempre pensaba que no estaba sola, que tenía a Dios a su lado apoyándola, y además pensaba que Sí Pues, había que pagar derecho de piso no? Que todo era nuevo y de hecho tenía que chocar al principio, pero sabía que no sería así siempre. Hasta que un día vio salir el sol!!!
Así es, ella también es una de aquellas valientes a las que admiro.
Si bien es cierto, nadie sabe lo de nadie, hay mucha gente que lleva la procesión por dentro, pero recuerda si estas lejos, pronto las cosas cambiaran para bien, recuerda que Dios aprieta pero no ahorca, que luego de la tormenta llega la calma y sobre todo recuerda que hay gente que te quiere, gente que te desea lo mejor del mundo y gente que te estará esperando con los brazos abiertos y con el corazón lleno de amor, no importa cuánto tardes en volver.

domingo, 27 de julio de 2014

Me acompañas?

Solo quiero que sepas que estoy dispuesto a apostar todo por ti, lo que tengo y lo que pueda tener porque siento que eres la persona que estaba esperando. Solo dame la señal.
Debes de saber que atrás quedó el pasado, que atrás quedaron los caprichos, miedos e ilusiones que alguna vez arrastré. Que ya entendí que vivir de lo que nunca fue, o de lo que fue mal, no es productivo ni saludable, que por el contrario, hace daño y quiero que sepas que las cicatrices del pasado, con tu llegada se borraron todas.
Hoy te veo presente en mi camino y me gustaría verte también en mi futuro, pero solo no puedo hacerlo. Una relación es de dos. Dicen que una película es más interesante si tienes con quien comentarla y hasta que un camino se hace más corto y ameno si es recorrido entre dos.
Me acompañas a recorrer el camino juntos? Vemos la película juntos? Te gustaría compartir tu vida con la mía?
Me gustaría verte despertar siempre entre mis brazos, me encantaría poder ganarle al mundo dándote el beso de buenos días.
Suena cursi? Es lo que menos interesa. No me importa como suene.
Suena dulce? Pues bienvenidas todas las hormigas a este grandioso pastel.
Suena apresurado? No tengo la vida comprada y además, para que esperar?
Suenan mariposas? Si, son las de mi estómago jajajaja pero no se lo cuentes a nadie.
Se me ocurrió escribir algo dulce, algo cursi, pero sobre todo algo sincero, muy mío y muy tuyo a la vez.

domingo, 25 de mayo de 2014

Uno de mis Pilares

Si bien es cierto, desde que escribo en este blog, no había hablado mucho sobre él (solo una entradita). Y es que, las entradas que he dedicado fueron a mamá, a mi zambita, mi hermana y mis ocurrencias.
Pero realmente hay mucho que contar sobre ti Chato, si así es como le digo y es que con el paso de los años lo deje unos centímetros abajo jajaja.
Este chato se llama Javier, llamado por los allegados y algunos malcriados (malcriados porque no tienen permiso ni la confianza para llamarlo así jajaja) como chatarra, pericote, enano, duende, bigotes, campeón, maestro, acuaman de sopa, Tarzán de macetero, chimenea y es que fuma como chino (jajajajaa no puedo evitar reírme recordando todas tus chapas) y últimamente con mucho cariño llamado por mí, Viejito ó hijo. Si hablo de Papá. El mil oficios que arreglaba todo, el arquitecto que diseñaba y construía lo que hacía falta en casa, el electricista que hacia instalaciones en toda la casa, el maestro que nos enseñaba a mi hermana y a mí, el mago que siempre tenía lo que pedíamos bajo el brazo, pero también el padre recto, que a las buenas o malas nos hacia entender que era bueno y que no, que se debía pedir y que no. Que cosas o actos traían como recompensa un regalo o un “bien hecho” y que cosas llegaban con un golpe (en esos casos era el cuco del cuento). El nos crió como lo criaron, de eso estoy seguro.
No todas las personas son perfectas, eso lo sabes tú y lo se yo. Y mi chato no fue la excepción. Tuvo metidas de pata y que metidas, pero a pesar de todo, es mi padre y lo amo. No soy quien para juzgarlo.
Hace unos días recordaba con mi hermana cuando éramos menores y buscábamos casa con él. Papá ya pues queremos esta casa, es más bonita, es más grande, tiene esto y tiene aquello, claro que en lo que no reparábamos era que en esa casa bonita, más grande, etc, sacaba del presupuesto a mi viejito, sin embargo siempre terminaba dándonos gusto (dijimos en coro con mi hermana: pobre chatito). Y pasaba no solo con eso, si no con muchas cosas. El es, o más bien, era de un carácter duro, pocas veces demostraba su afecto o cariño, pero cuando se trataba de jugar, si que nos hacia casi casi mear de risa. Mis primos lo adoraban, siempre lo buscaban para jugar, era un bruto decía mi madre jajaja es que a veces creo que olvidaba que jugaba con niños.
En carnavales por ejemplo, nos sacaba en la camioneta a pasear con un depósito de agua lleno en la parte trasera. Se pegaba a quien debíamos mojar y luego fugábamos jeje. Era el cómplice perfecto, no se salvaban los betunes y menos los coloretes de mamá (cuando se daba cuenta mi vieja, le daba ataque jajaja), hasta las pinturas, éramos unos salvajes y a veces terminábamos irreconocibles.
En las fiestas, un peñejo, bailarín, bromista.
He heredado muchas cosas de él en cuanto al carácter, y puedo decir orgullosamente también heredé su ingenio, porque para ingenioso el peque era el número uno. Hasta ahora no hay cosa que no pueda arreglar, no hay cosa que no sepa y si no la sabe, luego se la aprende. De el aprendí a hacer instalaciones eléctricas, pintar, reparar cosas, armar y desarmar carros (no a arreglarlos, nunca me gustó por eso no le puse interés) Los pupiletras los resuelve con una facilidad que ya quisiera.
En fin, me considero un suertudo chatito por tenerte como padre. Solo me queda decirte que hoy entoendo todo el esfuerzo que hacias. Gracias por brindarme apoyo cuando lo necesito y recuerda que siempre estaré allí para cuando me necesites.

viernes, 31 de enero de 2014

Patinadas ;)

La primera vez que vi unos patines, eran esos de dos ruedas a delante y dos atrás (no es que sea tan viejo ojo jajaja), siempre quise tener unos.
Pasó el tiempo y una tía nos regalo (a mi hermana y a mí) un par de patines del mismo modelo que describí arriba. Eran fáciles de poner, solo había que poner el zapato o zapatilla sobre la base del patín y ajustar el calzado con unos pasadores hasta que el cuerito quede bien estirado y el zapato seguro y listos para caer y caer jeje.
Eran parecidos a estos, pero los mios tenían cuerito con pasadores
Nunca pude dominarlos, mi hermana solo dominó las caídas jajaja. Era toda una experta en caídas jajaja.
Pasaron los años, muchos, muchos años (como dice Marc Anthony) y un día viaje a visitar a mamá, ella me propuso ir a pasear. Hay una pista para patinaje sobre hielo quieres ir??? Claro que mi respuesta fue un rotundo SI QUIERO!!!
Salimos con mi sobrina, prima, tía y mamá derechito a la dichosa pista.
Pagamos todos emocionados (mentira, el emocionado era yo).
Número de patines? Preguntó el encargado. 41 respondí. Toma, me dijo mientras me entregaba unos patines plásticos azules mas fríos que la pitrimitri jajaja. 
Esta era la pista ;)

Mi sobrina se puso los suyos y yo tuve que cambiar a 42, creo que el frío los había encogidoL.
Patines puestos, bien amarrados, recontra apretados. Ahora párate pues Sergio, ahora párate pues Diana jajaja. Luego de unas maniobras y equilibrios extraterrestres logramos ponernos en pie y caminar como patitos por el piso de madera, camino a la pista de hielo.
Imaginaba que no sería nada del otro mundo, deslizarte por el hielo con los patines, un pie adelante, el otro impulsando y listo. Todo estaba estudiado en mi mente.
Patín derecho sobre la madera, patín izquierdo tocando el hielo. Me agarré del marco de la puerta y logré poner ambos patines en el hielo. Sergio ayúdame a subir dijo Diana. OK mona, dame la mano, me dio la mano pero realmente ella terminó ayudándome a no caer de rodillas jajaja. Si, era difícil. Los patines se abrían a su voluntad. Hacia delante, hacia atrás, hacia los lados. Pero no me podían ganar unos míseros patines. Me repuse, tomé postura (eso me dijeron), ayude a mi sobrina y primero todos pavitos agarrados del pasamanos, llegamos hasta el otro extremo. Mamá, mi tía y prima nos veían como si fuéramos monos de circo jajaja. No era para menos. Tamaño papelón que hacíamos, sobretodo cuando vimos pasar a dos niños que no nos llegaban ni a la cintura patinando sin mayor problema.

Y estos eran los patines :)
Así que me dije, aguanta tu carro, si ellos pueden, ya pues no te pases, tu también tienes que hacerlo (me hablo solito), me solté del pasamanos y, a duras penas lograba deslizarme, ajustando las piernas porque las cuchillas que llevaban debajo el patín se abrían como les daba la gana. Las controlé luego de un tiempo, justo antes de que termine la hora jajaja. No caí en ningún momento por suerte. Diana (mi sobrina) si cayó un par de veces y al ver que me reía, me decía, desgraciado jajajaja. Bueno, salimos. No, no es verdad. Nos sacaron por que ya había terminado nuestra hora. La pasamos bonito y nos divertimos un montón.
Con ayuda de Don Piguín jajaja
Al día siguiente mi prima, me comentó: en Palermo hay un parque donde alquilan patines. Y que esperamos para ir???? Era domingo, nada que hacer, así que salimos. Al llegar, vi un montón de gente en patines, scooters, esqueibor, bicicletas. Era una cosa de locos. Anime a mi sobrina, que como ya se había porreado dos veces el día anterior no quería alquilar patines en línea jajaja.
A tanta jodedera, aceptó.
Llegamos a donde alquilaban los patines. Era una señora con voz de celadora de cárcel. Tenés que dejarme tu Pasaporte. Mi sobrina dejó su DNI (ufff..... menos mal). Número de patines? Me preguntó. 41 respondí. Me dio los patines y me preguntó mirándome a los ojos: Sabés patinar no??? Por que si no,,, se malogran las ruedas bla bla bla y tendrán que pagar si se malogran. Claro que sí se patinar, descuide. Mi sobrina, intimidada con la advertencia, me decía en voz baja: mejor no, mejor noooo jajajaja. Apúrate nomás, pide los tuyos, no pasa nada le dije.
Nos pusimos los patines, y el chiste era salir del área de visión de la dueña sin terminar en el piso antesJ.
Al pararnos nos dimos con la sorpresa de que ir sobre patines en línea, era mucho mas fácil que en esos con cuchillas y sobre hielo.
Comenzamos despacito, no dobles los pies hacia adentro le decía a mi prima para que la vieja, diré, para que la dueña no vea que no sabíamos, ella iba bien agarrada de mi brazo en un principio y poco a poco agarramos confianza. Nadie cayó. Bueno, hasta que se me ocurrió subir por un camello (así le decían a los rompe muelles), es que era tan fácil, todos lo hacían, se notaba que se divertían así que dije yo también puedo. Tome velocidad y allí estaba yo bajando el camello y aterrizando con el poto jajajaja. Mi sobrina se vengó de las burlas del día anterior y se kgó de la risa. Fue un mate de risa ese paseo.
Luego volví de viaje y tenia en mente comprarme mis patines. Así lo hice. Luego de la bicicleta, los patines son mi segundo bacilón, no soy un experto debo aclarar, pero casi (ojo que dije casi)nunca caigo. La última vez que los usé fue un domingo en la avenida Arequipa. Ese día patiné desde el Ovalo de Miraflores hasta la Marina, con un pequeño revolcón en el cruce de Javier Prado jajaja.
Como la vez pasada que vi como pasaban el rompe muelle, esta vez vi como se aventaban a bajar en patines el bypass del cruce de Javier Prado con la Arequipa. Se veía taaaan fácil que me anime. Si ellos pueden, tu también puedes (me volví a hablar jajaja).
Lo pensé dos veces y dije a la mieeeeeee…. Comenzó la bajada. Todo iba bien, hasta que comencé a agarrar una velocidad que nunca había pensado agarrar jajaja. Quise frenar, esteré una pierna hacia delante para poder hacerlo…… MALA ELECCIÖN MUCHACHO, TE VAS A DESMIERDAR me volví a hablar, pero ya era muy tarde jajajaja ya estaba dando unas pequeñas vueltitas, mis piruetas, felizmente estaba con rodilleras, coderas y guantes, porque sino,,, salía mas rallado.
Me paré como pude al toque nomás sin hacer roche jaja y seguí con lo que me faltaba de bajada y claro, la subida.
Lo volveré hacer porque ya se qué NO debo hacer, y esta véz tiene que salirme bien. Y si vuelven las piruetas, será por bruto jajaja hasta que aprenda.
Patines, ya nos vemos pronto ;)