lunes, 15 de abril de 2013

De cómo les agarré el gustito!

Y cuando reaccioné, estaba allí sentado con los nervios de punta, mas por presión que por convicción, aun tenía muchísimas ganas de bajarme, pero escuché: mira esos miedosos que no se subieron, y entonces dije yo???? Yo no puedo ser un miedoso, no señor, por favor!!! Así que mientras miraba hacia afuera llegó el encargado de colocar los seguros de los asientos y juaaas que baja ese fierrito que te cruzaba las piernas dis que asegurando por la cintura a todos los valientes pasajeros. Giré la cabeza un poco, y trate de ver de reojo hacia atrás. Vi a un niño, calculo que tendría unos 10 años o hasta 12. El sonreía súper relajado a lado de su papá, o al menos eso pensé, la verdad era que en ese momento, solo pensaba: “no, ya no puedo hacer nada, ya estoy bien atrapado, y ahora? Me preguntaba, y ahora? Y ahora????””””, sentí el primer movimiento!

pichi pichi jajaja

Esa cosa comenzó a moverse mientras me preguntaba sin responderme; estiré mis manos y agarre rápidamente el tubo que tenia frente a mi como agarradera, continuamos avanzando hasta que llegó al inicio de la subida y a pesar de que en ese parque había tanta bulla, solo escuchaba un TAC TAC TAC TAC que era de la cadena que jalaba toda la fila de carritos. Para mi desgracia, íbamos adelante. Mi compañera sonreía y decía WIIIIIII (no se si de nervios o emoción). A comparación de cuando me agarré del bendito tubo cuando recién avanzamos, esta vez, sentía que estaba más frío, que digo frío, estaba helado, mis manos comenzaron a temblar, me agarraba de una esquina, me agarraba de las dos esquinas, y pensaba como estar mas seguro. Mi compañera de carrito se reía de mi L (maldita cabeza de mango chupado, por tu culpa estoy aquí le decía dentro de mi jajaja) y me preguntaba: tienes miedo? Y yo: NO!!! Solo tengo FRIOOO jajá jajá (mentiraaa me hacia la pichi).

algo así era de donde me agarraba
Cada TAC TAC TAC que escuchaba nos presionaba contra el respaldar del asiento y era por que el carrito subía en una pendiente bien pronunciada (parecía que subíamos al cielo jajaja), unos eternos segundos pasaron cuando en eso pude ver todo el parque completo y créanme que mas allá de las paredes del parque, creo que podía ver todoo el distrito donde estaba el parque (jajaja mas exagerado). Mori de miedo, y dije Sergio a donde mierda te subiste??? El carrito comenzó a doblar en “U” y yo comencé a resignarme y de paso a apretarme sobre el asiento. Ya no había mas subida y pude ver la bajada mas pendeja de toda mi vida (claro hasta ese momento). Ahora ya no escuchaba el TAC TAC TAC, ahora escuchaba los latidos de mi corazón jajaja, entre los gritos, la música y el sonido de los fierros en fricción de los otros juegos, escuche decir a la cabeza de mango: Primooooooooo, esto es la montaña ruuuuuuuuuu!!!! No terminó de hablar la desgraciada y se había terminado la parte plana y agarramos la bajada. Cerré mis ojos, los volví a abrir, apreté las manos, mire hacia abajo y WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA,
no se si mi cara se parecia a alguna, pueda que si jjaja
Íbamos bajando a mil por hora, pero creo que mi alma se quedó arriba, mientras abría la boca como un Simpson para soltar un grito que llegó a plutón, apretaba todo, mi estómago, mis brazos contra mis costillas, apreté las manos, encogía mis piernas pero el tubo me impedía juntarlas con mi pecho. Sentí que tenia los huevos como corbata jajajajajaja y de tanto apretar, hasta calambre me dio!. Vinieron dos bajadas mas, pero no hay como la primera! Siempre lo diré Jue horrible jue horrible como dice el loge moco.
En cuestión de segundos recapitulaba: hasta antes de haberme subido a esa Montaña rusa, nunca antes me había subido a un juego mecánico, había acompañado a mi familia muchas veces, pero nunca me subí a ningún juego por que hasta subirme al gusanito le tenia miedo. En lo único que me pasaba era en los carros chocones y todavía con miedo a que me choquen jajajajaja.
Cuando baje de la montañita, y cuando aun tenia el miedo pegado en el cuerpo y los cuatro pelos despeinados, escuché: MIRA ESE!!! Vamos a subirnos a ese, esta paja!!! Cuantos tickets te quedan? Jajajaja y allí estaba nuevamente Sergio el valiente; haciendo la fila para subirme al gran EVOLUTION.

Evolution!

Luego de mi primera experiencia en esos juegos mecánicos, no pensé que me volvería un enfermo vicioso de ellos. Ya sabía lo que se sentía subirse a una montaña rusa y pensaba, mejor dicho me daba ánimos: y que mas puede pasar? , nada, solo darás vueltas arriba…. bien arriba jajaja.
Y tocó subir! corrí para buscar un asiento, Esa cosa era enorme, tenia una rueda grande llena de asientos, todos mirando hacia fuera, cada 4 asientos se separaban por un espacio de mas o menos 40 centímetros, y pensé rápidamente, por allí fácilmente podría caer, no! nicaaaaaando voy a la orilla jijiji. Mis manos se enfriaban nuevamente, así que me senté rápido apretando los dientes antes de desanimarme. Todos corrían buscando asientos como si jugaran al juego de las sillas ese en el que corres alrededor y cuando dicen siéntense, el que no encuentra una libre pierde, bueno algo así corrían estos mongoles buscando asiento cuando yo, fácilmente podría haberles cedido el mío jajajaja. Nuevamente viene la pensadora: mejor me voy, que hago aquí, que miedo, tengo friooo, no tiembles Sergio decía, otra vez la misma pregunta: ¿tienes miedo?; otra vez la misma respuesta: no, tengo friooo (jajajaja). Y en eso ya nadie más sube. Pasan contando los asientos y juaaaz!!!! si pensabas escapar, ahora es imposible me dijo jajaja!!! Se bajó el seguro que va desde tus hombros sobre tu pecho en forma de una “V”. Miershhhhda esta flojo!!! Tu seguro te queda apretado? Pregunte preocupadísimo al del costado, si respondió!! Nooooooo pensé! Y el tuyo le pregunte a la cabeza de mango chupado y me dijo si! Me aprieta las teresas jajajaja y nuevamente dije NOOOOO el mío no aprieta!! Me voy a caer cuando este dando vueltas, y ahora? Saldré volando Como me agarro? Saque las manos, las cruce, no así no, así me resbalare, las puse por debajo probando como me agarraría jajajaja mas baboso!!! Oeee chibolo, llamaba al encargado, Oeeeeee este seguro esta malogrado, no me aprieta! Y ufff..... Me vio, se acercó y de un empujón al seguro, allí estaba yo que no podía respirar weeeeeeeee. Y ahora esta apretado? No se suelta no? Le respondí! Se rió y se fue. Que cara me habría visto.
y esos asientos se mueven - me enteré luego ;)
De pronto veía la gente, después ya no la veía, después veía la pared, después, ya no la veía, veía el suelo, veía a la gente, después ya no la veía waaaaaaaaaaaaaaaa estaba del otro extremo de donde me senté, osea con los pies hacia arriba, el suelo se veía lejos, la gente, como pulgas mirando a que perro treparse, veían como girábamos y gritábamos en lo alto. Después cuando estábamos arriba girando de cabeza, los asientos se comenzaron a estirar y nos hacían ver todo el distrito de San Luis, videna incluida jajaja. Y no se en que momento se me fue el miedo! Ya me estaba gustando dar vueltas, hasta las manos las estire bien rico yo.  La fuerza con la que te giraba a veces hacia que no puedas respirar pero era cuestión de esperar a que estés al contrario. Luego repetí el plato con la montaña rusa, una vez más al evolución y dos veces seguidas al SpinOut. Eso si; si van a los juegos no se suban dos veces seguidas a un juego de esos que te chocolatea. Salimos mas mareados jajajaja pero si, contentos.
Ahora, ya no dan miedo, me he subido a muchos y repitiendo juegos, pero no puedo negar que siempre me entran los nervios cuando hago la fila y le tengo un no se que, que qué se yo a las primeras bajadas de las montañas rusas y me aprieto todo como la primera vez ;) .

Este se llama Spin Out - Muy bueno - no recomendado dos veces seguidas jeje


14 comentarios:

  1. JAMASSSSS! No le pude agarrar el gusto a las montañas! Me gustan las velocidades pero no las gravedades! Eso de sentir el vacío en el estómago me hace temblar!!!

    Qué divertido post!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese vacío del que hablas, se siente a la primera bajada de un solo jalon jeje, pero las otras que siguen ya no pasa nada jajaja bueno, eso según yo! ;)
      Beso para ti!

      Eliminar
  2. Jajajja la verdad yo tengo un panico terrible a las montañas, que hasta no puedo subirme a una.
    Mi mayor semejo a eso es el gusanito para niños de 10 y lo subo con miedo todavia Jajaja

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ése gusanito del que hablas es al que yo le tenía miedo antes. No me subía ni por san "#%$&! ya después de este paseo, por fin pude decirle a mi sobrina que no tenga miedo, que no pasaba nada y que yo la acompañaba jajaja.
      Saludos.
      P.D.: no puedo leerte :(

      Eliminar
  3. me encantan, subo cada vez q puedo y varias el mismo dìa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! también subo varias veces el mismo día, pero ya no subo una vez tras otra, casi casi gateo jajaja
      ;)

      Eliminar
  4. me encanta como relatas todo, uno es como si lo viviera, soy muy marica para algunos si con uno que es más simple ya grito como quinceañera con esos me desmayo XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja si,a algunos les causa ese efecto; solo Trate de no olvidar ningún detalle ;)
      que bueno que te guste la entrada.

      Eliminar
  5. Ese juego Evolution estuvo una vez al frente de Plaza San miguel, yo tenía 13 años y mi hermano 11... él se subio 7 veces y yo solo 3 jeje. En cambio a la montaña rusa me subí todas las veces que pude, me encantaba que te diera la vuelta completa... y como tuve la oportunidad de viajar a Venezuela, me subí a una montaña rusa que daba dos vueltas completas de cabeza... bacan jeje. Me gustó tu relato, me acordó esas experiencias de adrenalina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La última vez que me subí a unos buenazos, fue en el Parque de la Costa. tremendos, buenisimos.
      La adrenalina es lo máximo!
      Saludos!

      Eliminar
  6. Me gustan mucho los juegos mecánicos. Cuando me operaron pues dejé de hacerlo porque no sabía a quién encargarle las muletas XD así que me conviene ir con alguien a quien no le guste ;) Saludos! y sí, los nervios son ricos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que te gustaban. La próxima las puedes encargar al que recibe los boletos. mis primas le dejan sus carteras jajajaja (mas conchuditas) y confiadotas.
      Abrazo Muniani

      Eliminar
  7. Me muero, ni muerta! Una vez en la feria del hogar se me ocurrió subir a un juego que ahora no recuerdo el nombre, pero eran como jaulas que daban vueltas y uno ahí encerrado, buuuaaaaaaa, salí verde y mi hermano ni te cuento, creo que no podía ni caminar cuando salí. Luego a la semana siguiente, dije ya la segunda seguro es menos traumático, pero pucha, fue peor!!! Jamás en mi vida volveré subir a esas vainas, a mí me pones en el Tagadá y me vacilo de lo lindo, todavía el barco pirata y ya salgo medio palteada, pero a esas cosas ni muerta!

    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ese juego del que hablas, si no me equivoco, es el ZIPPER.
      Cuando era chibolo veia como caían todas las monedas y llaveros de esas jaulitas jajajaja.El barco pirata me asusta por que no puedo respirar. pero teerco!! jajaja
      Besote!

      Eliminar